Todo sobre el betacaroteno, principal fuente de vitamina A

El betacaroteno es uno de los pigmentos llamados carotenoides. Principal fuente de vitamina A (aporta el 50 % de la vitamina A).

Este suplemento dietético es considerado la pro-vitamina A; en nuestro organismo, el hígado lo procesa y lo convierte en vitamina A. Es un pigmento vegetal que da un fuerte color a frutas y verduras, y resulta muy interesante incorporarlo a nuestra dieta. Tiene múltiples utilizaciones: combate el síndrome de fatiga crónica, el alcoholismo, la depresión, epilepsia, dolor de cabeza, etc. Es esencial para el crecimiento.

Hoy en día, debido a la mala alimentación, suele haber deficiencias de vitamina A en términos generales. El exceso de betacaroteno no es un problema para el organismo, ya que lo elimina fácilmente; sin embargo, el exceso de vitamina A de origen animal puede ser tóxica.

¿DONDE OBTENERLO?

Encontramos betacaroteno en:

  • Zanahorias, calabaza, tomates, mangos, naranjas, uvas, melocotones, sandías, ciruelas, papayas, limones, cerezas, etc.
  • En verduras de hoja verde: espinacas, judías verdes, lechugas, brócoli, espárragos.
  • Pimiento, perejil, pimentón, algas.

 

INDICACIONES Y BENEFICIOS PARA LA SALUD

¿Es bueno tomar un suplemento de betacaroteno? Hay que decir que sería preferible tomar betacaroteno en su forma natural, ya que obtenemos así más beneficios. Lo que ocurre es que en nuestro estilo de vida actual vamos tan deprisa que no obtenemos alimentos sanos regularmente, ni cocinamos de forma saludable, por lo que mucha gente debido a éste déficit recurre a los suplementos/complementos de betacaroteno.

  • Se considera que tiene propiedades anticancerígenas: reduce el daño causado por la radioterapia, previene el daño causado por los radicales libres que se asocian con el cáncer y las enfermedades del corazón (es un potente antioxidante). Previene el cáncer de mama, ovarios, estómago, intestino grueso, vejiga, útero, pulmón y piel. Inhibe el crecimiento de células cancerosas y ejerce un papel protector frente a enfermedades crónicas.
  • Previene y mejora las enfermedades respiratorias.
  • Ayuda a prevenir la degeneración macular asociada a la edad, las cataratas, el síndrome de ojo seco, mejora nuestra visión nocturna (posee un efecto protector sobre nuestro ojo).
  • Fortalece nuestro sistema inmunitario (aumenta el número de leucocitos).
  • Estimula la síntesis de proteínas.
  • Se usa para mejorar la fuerza muscular y la memoria.
  • Ciertas personas usan betacaroteno para reducir la toxicidad asociada a la quimioterapia.
  • Tiene una función en la formación de huesos. Su déficit favorece la aparición de artritis reumatoide.
  • Parece ser que podría tener un efecto anti-arteroesclerosis.
  • Protección de la piel. Los suplementos de betacaroteno intensifican el bronceado, pero no protegen del sol. Nuestra piel adquiere un tono más anaranjado o dorado tomándolos al menos quince días antes y después de la exposición al sol, acelerando el proceso de aparición del moreno e intensificando su efecto. Aumenta nuestra tolerancia al sol, previniendo así el envejecimiento prematuro de la piel.

 

PRECAUCIONES

  • El betacaroteno es un suplemento seguro cuando se ingiere en las cantidades apropiadas.
  • No es recomendable el uso de suplementos de betacaroteno de forma generalizada.
  • Dosis altas ingeridas durante mucho tiempo pueden provocar un color amarillo-anaranjado en la piel.
  • No es aconsejable tomar dosis altas durante mucho tiempo, sobre todo durante el embarazo y la lactancia.
  • No es recomendable tomar suplementos de betacaroteno en el caso de los fumadores.