La dieta mediterránea como modelo a seguir

Hoy en día, la dieta mediterránea es considerada la más saludable del mundo, y la dieta a seguir para los expertos en la materia.

Esta dieta está basada en el consumo de alimentos de origen vegetal tipo verduras, hortalizas, frutas, legumbres y frutos secos (alimentos que aportan vitaminas, minerales y fibra).

  • Consumo de pan principalmente integral.
  • Consumo de cereales para el aporte de hidratos de carbono.
  • Empleo de aceite de oliva virgen extra como principal grasa en la cocina (rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados).
  • Consumo de carne fresca pero no con tanta frecuencia (nos aportará proteínas, aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales). No más de tres o cuatro raciones a la semana.
  • Consumo de pescado, más habitual de lo que viene siendo común (consumir de tres a cuatro raciones a la semana).
  • Consumo de huevos (que aportan proteínas de alto valor biológico, grasas, vitaminas y minerales). Consumir un huevo diario.
  • Consumo de leche y productos lácteos (que nos aportaran proteínas de alto valor biológico, calcio y fósforo). Incluye el yogurt y queso.
  • Consumo de agua.

En definitiva, la base de la dieta mediterránea son las verduras, frutas, hierbas, nueces, frijoles y granos enteros. Las comidas se preparan en torno a estos alimentos de origen vegetal. Las cantidades moderadas de lácteos, aves y huevos son también fundamentales en la dieta mediterránea, al igual que los mariscos. Por el contrario, la carne roja solo se come ocasionalmente.

¿Por qué es importante esta dieta?

El interés por la dieta mediterránea comenzó en la década de 1960 con la observación de que las enfermedades coronarias causaban menos muertes en los países mediterráneos, como Grecia e Italia, que en los Estados Unidos y el norte de Europa. Estudios posteriores revelaron que la dieta mediterránea está asociada con la reducción de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La dieta mediterránea es uno de los planes de alimentación saludable recomendados por las Dietary Guidelines for Americans (Pautas de Alimentación para los Estadounidenses) para promover la salud y prevenir las enfermedades crónicas.

También es reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una dieta sana y sostenible, y por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura como un activo cultural intangible.